domingo, 28 de septiembre de 2008

Hunger me sailor

(El hambre dócil de ayer en la tarde…)

 

No hay lenguaje al arrojarse a las fauces de un Instante.

Un canto breve arde en los ojos, la sal y el viento juegan entre los dedos.

Es hora de despegar entre las nubes y la arena, cemento pulverizado en la boca, cien Instantes danzando en nuestras nucas, un libro abierto y sus paginas llenas de piedras, una tarde mas frente al lienzo de ocres y realidad palpitante, un silencio dulce de miradas lentas, y el calor emergiendo de los rostros, miles de almas respirando, pacientes, mientas se arrojan a las fauces del Instante.

 

No hay piel cuando uno se sumerge en el Instante.

Voces textiles se embarran en los huesos.

Bordes de seda curtida con sangre y un par de ojos húmedos como testigos.

Se cierra el recuerdo y los ojos ruedan por las escaleras hacia el sótano, una descenso hacia la verdad, una mañana limpia en el ático, un café de risas y las manos barajeando el amor de siglos en una apuesta, en una promesa rota mientras uno pierde la piel, frente a un miserable Instante.

 

No hay silencio cuando uno devora el Instante.

Los paisajes se quiebran y caen en pequeños trozos amargos velándose hasta quedar como nada, un tapiz invisible en la atmósfera, mientras docenas de señoras rezan debajo de tus axilas.

Exhalas suplicas, de las manos te crecen niños sonrientes… mienten, todas las tardes mienten sobre el mundo y sus verdades, mientras juegan ala pelota y a la cuerda floja, muy en silencio, todos juegan.

Y se aproxima el Instante, las pipas bullen, la arena se derrite, la piel se abre, una gran llaga abre paso al lenguaje y explotan mil almas, explotan palpitantes, sudorosas, tras devorar un Instante.

 

No hay humanidad ni contextos, cuando se es un Instante.

No hay días, ni noches, ni recuerdos marchitos, cuando se es un Instante.

No hay texto, ni emociones, ni alguien que las exprese, cuando se es un Instante.

No hay tú, cuando se es un Instante.

4 comentarios:

Itzel dijo...

cabrón no te comas las pinches letras. mientas= miertras, ala= a la. Pendejo!!! esta bien chido, yo te daria el premio novel por esta porqueria, aun que se ponga celoso el edie jaja...

Itzel dijo...

estupida. era mientras, perdon.

Ashauri dijo...

sale bye con estas locas que se meten a mi blog...

Juan Carlos D. dijo...

Wow! Leer esto me recordó mis viajes de aventón. Justo lo que se siente cuando tienes el viento pegándote en la cara, a cien por hora en una troca. Bien!

Echale un ojo a mi blogue, si gustas
http://muim.blogspot.com