lunes, 19 de mayo de 2008

Rewind me Sailor

El día murió lento entre mis manos

Resbalaron soles por mis piernas

aquel domingo de castigos y niños sonrientes

En la plaza de nunca

En la plaza de ayeres

En la plaza, y nada mas.


Crecí anoche entre estrellas grises

la luz me deformó y soltó mi sangre

La luz me transformo en partículas de eternidad

con dos caras de niño sediento

y un sábado de borrachos

con lagrimas de penitente.


Ayer,

fui feliz y creí que nada seria eterno

ayer

fuimos un par de enamorados en el horizonte

amanecimos con los rostros juntos

con el domingo resbalándose por nuestras piernas

y el dia rebanó el tiempo

el espacio

se rebobinó el instante,

la historia

me diste un beso de ceniza el miércoles en la noche

los días se colaron en tus axilas

dejaron de apestar a mujer que destaza mis recuerdos

A mujer que engendra mis recuerdos


El coche que me llevo a tu casa la primera vez se desintegra en la fabrica

Soy embrión

de algún domingo hace veinte años

Domingo de ahora

Domingo de siempre

Plaza de niños y algodones grises

como tus labios inestables

Descontrolados bajo la luna

Sobre mi pecho desgajado

Par de lobos nos gritaron los cristianos

Y chillaron doscientos años hacia atrás

Nosotros miramos al cielo esperando respuesta

Nada

Un par soles reventando en nuestras piernas



Ahora somos una promesa al aire

Un par de dolientes

La historia misma

un instante en la plaza de nunca

En la plaza de ayeres

En la plaza, y nada mas

7 comentarios:

GaBo dijo...

Ashauri.
Es que es nata, ahora me gusta más lo que haces.
En serio.

PD: no me deprimí.
Jajajajaja.
=D

Ashauri dijo...

yo si...

coco peltier dijo...

"con el domingo resbalándose por nuestras piernas"...

Lo sentí y me dio una extraña hueva
haha

Itzel dijo...

sugerencia, por que no pones y lloraron en vez de y chillaron, suena mejor no?. ja ya sabes como soy de metiche.

_RoDri6o::.° dijo...

besos de ceniza, alma quebradiza...

Ashauri dijo...

esa cancion me recuerda los tiempos pegajosos

Arre! dijo...

me parece muy cálida esa constante referencia que haces de las piernas y el domingo chorreándose por entre ellas, los soles reventándose. Bien lúbrica. Me gusta.