martes, 17 de junio de 2008

JUST MISS ME SAILOR!

JUST MISS ME SAILOR

Empeñé mi piel para entender que soy un instante

figura efímera

cerdo que va al rastro


Entendí que mis lagrimas vuelan sin ningún sentido

y se encuentran en la lejanía

con las tuyas

y con ellas limpiamos nuestros recuerdos


Esa noche de infortunio

desdichado marché por la calle

desgarré voces con mi lengua

penetré tus respiros sediento

de palabras e instantes

y una fibra sonora

que limpió el corazón glaseado


Se fue y fue la misma

se fue hacia la distancia y me dejó solo

calcine días y ayeres y sin embargo

fui una entidad momentánea


El sitio donde me regalaste con tu boca

mares de piel salada

y un suspiro sediento

me sumergió en los chasquidos de tus dientes

y una silla y tus piernas

se abrieron y abrieron un universo

se escucharon ruidos de hace veinte años


Y la copa se rompió

hubo un mar en la cocina

sal en tus ojos y la distancia

fuiste morena de tanta vida

sabemos que estabas lejos

sabemos que solo fue un estúpido momento

un instante

un miserable cerdo que va al rastro

efímero

como nuestro romance

3 comentarios:

Arre! dijo...

Ese cerdo que va al rastro me parece una imágen tan atroz que mancha al mar con su sangre.

El poderoso mar, el insondable mar, el tormentoso oleaje de sus aguas cuando se encuentra picado. La inutilidad de embarcar algo dentro de su poder y desear que no sea efímero. Las moléculas salinas que todo lo carcomen, todo se lo llevan, todo lo mata.

Hay tantas cosas terribles en el mar, y pocas para algo tan crudo como un cerdo degollado.

pech.

Anónimo dijo...

Cerdos
que desdicha
la copa rota
que desdicha
efimero, miserable, cerdos

hahahaha nice...

Ashauri dijo...

nice nice